Se acaba el anime?

El anime ha traído al mundo una infinidad de producciones populares y Perú no ha sido una excepción. Meteor, Capitán Futuro, Sailor Moon y Dragon Ball son, sin duda, parte de la infancia de muchos. Pero hay más para ver en Japón, y sobre ello hablamos con el experto español en anime y cine japonés Laura Montero.

Hace años hubo series exitosas y populares, pero siento que hoy no es lo mismo ...

La imagen ha cambiado un poco. Crecí en España en los años ochenta y noventa, y la televisión era puro anime. Y ahora no se ve tanto. Esto se debe a varios factores. Por ejemplo, en España hubo controversia con Dragon Ball Z porque dijeron que era violenta y que no era para la familia. Eso provocó una pelea mediática que llevó a la cancelación de la serie. En España se dice 'anime' y se asocia con violencia y sexo.

Eso es un estigma muy grande, porque afecta a otras producciones que están dirigidas a un público infantil.

Porque, además, asocian el anime con la violencia y la animación sólo con Disney. Por otro lado, hay una crisis temática. Sí, veo que hay una disminución en animes. Había una edad de oro a principios de 2000, con series maravillosas, pero ahora me resulta más complicado encontrar algunas.

Uno de los principales exponentes del anime es Hayao Miyazaki. ¿Por qué se ha vuelto relevante?

Porque en sus películas las protagonistas femeninas son potenciadas (no son las típicas damiselas en apuros) y la complejidad de los personajes: éstos actúan de acuerdo con una circunstancia o una filosofía de la vida con la que quizá no estén de acuerdo pero puedan entenderlos. Y Miyazaki los hace comprensibles para todas las edades.

Y para ir al cine japonés, ¿cuál es el panorama actual?

El es muy rico. El cine japonés ha tenido representantes clásicos como Mikio Naruse o Akira Kurosawa, y ahora hay una inmensa gama de directores.

¿A quién destacaría?

Hirokazu Koreeda y Naomi Kawase son los directores más interesantes para representar el lado más íntimo del cine japonés. Ambos se formaron como documentalistas, pero luego hicieron el salto a la ficción. Kawase se caracteriza por representar su propia experiencia y luego vincularla con la naturaleza y los ritos ancestrales. Y Koreeda está más interesado en la crítica social, a partir de una historia individual.

Uno de los directores que destacamos es Takashi Miike. ¿Qué puedes decirnos de él?

Es el más versátil. Puede hacer películas serias, como 13 asesinos o Hara Kiri, y también para niños. Tiene una película, Sukiyaki Western Django, en la que el director estadounidense Quentin Tarantino juega un papel pequeño. Una interesante película suya es también A Big Bang Love, que narra una relación de amor homosexual en una prisión.
Esta entrada se encuentra cerrada y no permite comentarios